[Castellano y Euskera] Texto solidario de Euskal Herria

El pasado 16 de diciembre el estado español volvió a asestar un golpe represivo, bajo el nombre de Operación Pandora, deteniendo a 11 personas; represión que no nos es extraña en estas tierras donde el estado se ha cebado de manera especial durante los últimos 40 años.

Mediante este texto pretendemos -a la par que mostrar nuestro apoyo y solidaridad a las detenidas- analizar qué es el estado y por qué necesita (cuál es la función) de la represión, especialmente a los movimientos antagonistas a él.

El estado no es sino la cara pública, la burocracia, del capitalismo. Las representantes del estado -políticas (tanto las que están en el gobierno como la “oposición”), jueces, fiscales, asesoras, consejeras, policías, etc.- son quienes hacen las leyes y se encargan de hacerlas cumplir, quienes castigan a las “infractoras” -mediante multas, desahucios, encarcelamientos…-, quienes gestionan lo que se puede o no hacer. La otra cara del capitalismo son las empresarias, accionistas, ejecutivas, banqueras, etc., que se encargan de la explotación-esclavitud salarial, (re)venta de mercancías, entretenimiento-espectáculo-ocio… Aunque no debemos olvidar que apenas existe una separación-demarcación real entre las élites económica y política, puesto que estas personas suelen pasar de un ámbito a otro a lo largo de su vida.

Resumiendo, el estado (las personas que lo conforman), junto al capital forman parte de la élite privilegiada; son quienes tienen el poder (dinero y poder se retroalimentan) y son quienes oprimen al pueblo, oprimido, explotado y desposeído, carente de ningún tipo de privilegio.

Es esta condición de privilegio-poder la que lleva al estado a defenderse de quien osa ir en su contra, sean individuos aislados o sean colectivos de gente. Y como la mejor defensa es el ataque, el estado no duda en reprimir.

Con este ataque “defensivo” buscan y consiguen, a su vez, dos cosas: bien detener a las responsables directas de alguna acción o delito, bien retirar del juego a las personas más activas de algún movimiento (de liberación nacional, libertario, de defensa del territorio…). A veces las dos estrategias se funden, deteniendo a personas que no son autoras de aquello que se les imputa pero que sí son muy activas. Esto es lo que generalmente se llama montaje.

Pero la represión no tiene como objetivo único deshacerse de ciertas personas, no. Va más allá.

Un objetivo principal del ejercicio de la represión es el miedo. Generar y extender el miedo en aquellas que participan del movimiento-colectivo corriente ideológica o de pensamiento de las detenidas. Y es que el miedo es un arma poderosa e incontrolable -quien siente miedo rara vez puede controlarlo- que utiliza el estado-capital para mantener sus privilegios y su poder.

Miedo que tiene dos vertientes. Por un lado está el terror cotidiano implantado, de manera más o menos consciente, en la mente de la población en general. Terror formado por una cadena de miedos que incluyen el miedo a perder o no encontrar trabajo, que conlleva el miedo a no poder pagar la hipoteca, el miedo a perder la vivienda, el miedo a la incertidumbre… Este terror es el que mantiene a la inmensa mayoría de personas sumisas a una forma de vida esclava.

Por el otro lado, las personas implicadas en luchas pueden verse invadidas por el miedo a la represión, miedo creado por la misma represión en un circulo infinito.

Esta represión genera otros efectos además del miedo en sí mismo. Uno de estos efectos es desviar, incluso frenar, los esfuerzos, las actividades, llevadas a cabo por las personas reprimidas y su entorno, conduciendo esas fuerzas a la inactividad, a la difusión de lo sucedido o/y a la solidaridad para con las detenidas.

Entonces tenemos que el estado, como enemigo del pueblo por su papel de privilegio-poder, ejerce la represión para defenderse de sus enemigas atacando (aprovechándose de su poder) y para generar-extender el miedo-terror con el objetivo de paralizar toda actividad antagónica.

Por eso, lo único que podemos hacer es continuar en nuestros frentes de lucha, día a día, con la autocrítica, la reflexión, el debate, la acción directa, el entrenamiento físico y mental… como nuestras armas; siendo conscientes de que el enemigo, el estado-capital, atacará cuando se sienta atacado, o de manera “preventiva”

Porque vivimos en una época de guerra social permanente, destruir a las opresoras es el camino hacia la libertad.

Solidaridad con las compañeras detenidas y encarceladas, aquí y en todo el planeta.

Individualidades Anárquicas.

Aurreko abenduaren 16an estatu españolak beste kolpe errepresiboa aurrera eraman zuen, “Operación Pandora” delakoa, 11 lagun atxilotuz; herrialde hauetan hain ezaguna den errepresioa, izan ere, azken 40 urteetan estatuak bereziki kolpatu ditu herrialdeok.

Textu honen bidez, atxilotuekiko elkartasuna adieraziz gain, estatua zer den eta zergatik errepresioa behar duen (zein da bere jomuga) aztertzen saiatu nahi dugu. Batik bat, mugimendu aurkariei zuzendutako errepresioa.

Estatuak kapitalismoaren alde publikoa, burokratikoa, baino ez da. Estatuaren ordezkariak –politikariak (gobernuan daudenak zein oposiziokoak), epaileak, fiskalak,aholkulariak, kontseilariak, poliziak…- legeak egiten eta betearazten dituztenak dira, zigortzen dutenak –isunen, kaleratzeen, espetxeratzeenn bidez, etab.-, zer egin daitekeen eta zer ez kudeatzen dutenak. Kapitalismoaren bestaldea enpresariak, akzionistak, exekutiboak, bankariak… dira. Hauek bere gain hartzen dute soldatapeko explotazio-esklabutza, merkantzien (bir)salmenta, ozio-espektakulu-entrenimendua… Hala ere, ezin dugu ahaztu elite ekonomiko eta politikoen arteko bereizketarik ia ez dagoela, pertsona Hajek alde batetik bestera pasa ohi baitira bere bizitzaren zehar.

Laburbilduz, estatuak eta kapitalismoak (haien ordezkariak, hots, pertsonak) pribilegiodun Elisea dira (dirua eta boterea estu loturik daude); beraz, herria –zapaldua, edukibakoa, pribilegiorik ez daukana- zapaltzen dute.

Estatuak aurkarietik bere burua defendatzen du, pribilegioak defendatzeko. Eta defentsa onena erasoa denez, estatuak errepresioa erabiltzen du.

Eraso “defentsibo” honen bidez bi ondorio lortzen ditu estatuak: batetik, ekintza edo delitu baten arduradunak atxilotu, ala mugimendu baten (askatasun nazionalekoa, libertarioa, lurraren defentsakoa…) pertsona aktiboanek erditik kendu. Batzuetan bi estrategia hauek batzen dituzte eta leporatzen dietenaren “errudunak” ez diren oso pertsona aktiboak atxilotzen dituzte. Honi, oro har, muntaia deitzen diogu.

Hala ere, errpresioak beste jomugak aduzca. Hauetariko bat beldurra da. Beldurra sortu eta hedatu atxilotuen lagun-mugimendu-kolektibo-korronte ideologikoaren kideen artean. Izan ere, beldurrak oso indar handiko eta kontrolaezin arma da (beldurra daukanak, orokorrean, ezin du beldurra kontrolatu), eta estatuak erabili ohi du boterea eta pribilegioak mantentzeko.

Beldurra honek bi alde aduzca. Batetik, eguneroko izua, herri osoan –era kontziente edo inkontzientean- barneratua dena, beldur anitzen osatutako izua: lana galtzeko edo ez lortzeko beldurrak hipoteka ezin ordaintzeko beldurra reagiten du, eta honek etxebizitza galtzekoa, etab. Izu honek pertsona gehiengoa esklabu-bizitza onartzera bultzatzen du.

Bestetik, hainbat borrokatan dabiltzanak errepresioari izua edukitzera bultzatzen du beldurra honek; errepresioak berak, irtenbide gabeko zirkuluan, sortutako izua.

Errepresio honek, beldurraz gain, beste ondorioak aduzca. Hauetariko bat da errepresaliatu eta bere ingurukoen indarrak, esfortzuak, desbideratzea, baita gelditzera ere, indar-esfortzu horiek gelditasunera, ezer ez egitera, gertakizunen hedapenera edota atxilotuekiko elkartasun jarduetara bultzatuz.

Beraz, estatuak –herriaren etsaia den moduan, pribilegio-botereduna denez- errepresioa erabiltzen du bere etsaietatik defendatzeko erasotuz (bere boterea erabiliz) eta beldurra-izua zxabaltzeko, aurkarien eginkisuna gelditzeko-geldiarazteko.

Horregatik, egin dezakegun gauza bakarra gure eguneroko borroka-fronteetan jarraitzea da, autokritika, hausnarketa, eztabaida, ekintza zuzena, entrenamendu fisikoa eta mentala… armatzat hartuta; etsaiak –estatu-kapitala- erasotuko duela erasotua sentitu bakoitzean zein “prebentibo” moduan argi izanez.

Eguneroko eta etengabeko gerra sozialapean bizi garelako, zapaltzaileak suntsitzea askatasunerako bide bakarra da.

Hemen eta planeta osoan zehar atxilotu eta espetyxeratuekiko elkartasuna!!

Indibiduo Anarkikoak

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: